miércoles, 19 de noviembre de 2008

Rabinranath Tagore

En uno de los libros que estoy leyendo (si, soy de los que leen varias cosas a la vez) me he encontrado una cita de Tagore. Me ha llamado la atención porque expresa muy bien aquello que, en algunas ocasiones, he sentido que me sucede en mis relaciones con los demás.

"Quería decirte las palabras más hondas que te tengo que decir, pero no me atrevo. No vayas tú a reírte. Por eso me río de mi mismo y desahogo en bromas mi secreto. Sí, me estoy burlando de mi dolor, para que no te burles tú.

Quería decirte las palabras más verdaderas que tengo que decirte, pero no me atrevo, no vayas a no creerme. Por eso las disfrazo de mentira y te digo lo contrario de lo que te quisiera decir. Sí, hago absurdo mi dolor, no vayas a hacerlo tú.

Quisiera decirte las palabras más ricas que guardo para tí, pero no me atrevo, porque no vas a pagarme con las mejores tuyas. Por eso te nombro duramente y hago alarde despiadado de osadía. Sí, te maltrato, de miedo a que no comprendas mi dolor (...)"

Conocer nuestras debilidades nos acerca más a convertirnos en mejores personas.

viernes, 14 de noviembre de 2008

Galimatías farinarium

Con la constancia del amante fiel
con sus manos
con sus mimos, sus caricias
la noche sustenta el hambre
del siguiente día.


Migas en el plato
La piel, mi corteza
El corazón, horadado
por mil alfileres
que el aire llena
trayendo frescor.


Quiero
llenarnos de harina
hasta encanecer

Quiero...quiero
tu pizca de sal


Pídeme el calor
del pan recién hecho


Pide mi ternura
de miga de pan



Planeta imaginario

Érase un programa que estimulaba la imaginación, la creatividad, la originalidad. Érase un programa de ensoñamiento, de infinitas posiblilidades. Érase un programa que me enseño a amar el arte. Érase un programa que me descubrió a Debussy.

Porque nunca el espacio fue tan infinito... Ni las estrellas estuvieron más cerca.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Historias...

"Antes de caer enferma, la madre de David solía decirle que las historias estaban vivas (...) Cobraban vida al contarlas. Sin una voz humana que las leyera en voz alta o un par de ojos bien abiertos que las siguieran a la luz de una linterna bajo la manta, no tenían una existencia real en nuestro mundo. Eran como semillas en el pico de un pájaro, esperando caer en la tierra, o como las notas de una canción escrita en una partitura, deseando que un instrumento las convirtiese en música. Yacían dormidas, a la espera de una oportunidad para despertarse. Cuando una persona empezaba a leerlas, podían empezar a cambiar, podían echar raíces en la imaginación y transformar al lector. La madre de David le susurraba al oído que las historias querían que alguien las leyese, que lo necesitaban, porque era lo que las hacía salir de su mundo para entrar en el nuestro: querían que les diésemos vida."

John Connoly

"¿Como mueren los dioses? ¿y que es de ellos cuando mueren? También puede estar preguntándose cómo nacen los dioses. En realidad, las tres preguntas son la misma. Y las tres parten de una suposición común: que sería tan fácil para la humanidad prescindir de los dioses como para usted quitarse la vida aguantando la respiración (...) Necesitamos dioses - ya sean Thor, Zeus, Krishna, Jesús o, en fin, Dios -, no ya a los que adorar o sacrificarnos, sino a los que utilizar para satisfacer una necesidad que nos distingue del resto de los animales, nuestra necesidad de encontrar y dar un sentido a nuestras vidas; de satisfacer nuestra sed de fé en que el tedio y el caos de la existencia cotidiana, al fin y al cabo, nos conducirán a algo. Es el origen de la religión y de los cuentos ¿o acaso no son lo mismo? Como dijo Voltaire acerca de Dios: si no existiese, habría sido necesario inventarlo. (...) De te fabula, dice el refrán latino: la historia, sea cual sea, siempre trata de uno mismo(...): la razón fundamental por la que leemos "

Frank McConnell

Galimatías de una ola

Anatomía
de tu cuerpo
hecho de una ola

La sal que me nutre
al navegarte
cuartea mis labios

Crestas de espuma
se deshacen en tu orilla
en mi orilla

Y me siento
a la deriva
entregado a la tormenta

Desplegamos vela negra
en un cielo escarlata
y enarbolamos bandera
blanca
de tregua

Y buscamos la luz
que nos guía
en la penumbra
al abrigo del horizonte

domingo, 9 de noviembre de 2008

Libretas

Me han regalado una pequeña libreta. Un regalo especial, porque me pilló de sorpresa, porque viene de las tierras inglesas, y porque me encantan las libretas. Esta, en particular, tiene en su portada un precioso texto (en ingles) de Edward Gibbon que, traducido, viene a decir algo así:

"Desprovisto de un aprendizaje original, sin formación en los habitos de pensar, sin habilidad en el arte de la composición, decidí escribir un libro."

Me parece una preciosa frase para adoptar como bandera, en este espacio que he ido manteniendo con mimo durante estos últimos meses. Será la libreta de mis notas para nuevos galimatías :-)



Gracias, por el regalo.
.
Por cierto: Edward Gibbon fue un historiador británico del siglo XVIII, que entre otras cosas escribió "Historia de la decadencia y declive del Imperio Romano". Casualmente, fuente de inspiración y punto de referencia de la saga de las fundaciones de Asimov. ¿Curiosa coincidencia, verdad?
.
PS: Cuidado con las pepitas!!!
.
.
.
"Este libro empezouse a imprimir o 7 de novembro de 2008, nas gráficas de Casa Pepe, diante dun corto de clara, queixo, xamón e moi boa compaña"

jueves, 6 de noviembre de 2008

Galimatías do refuxio

Usar o pincel con auga salgada
Valeirar a caldeiros o océano mar
Dique de abrigo,
presa de río
pobo sulagado,
historias truncadas
encontros maxinados
alma afogada.


(para Quino)